UPyD exige al Ayuntamiento de Benidorm una actuación inmediata sobre las parcelas y viviendas en ruina del plan parcial Armanello

Unión Progreso y Democracia en Benidorm advierte del insostenible estado de insalubridad, inseguridad y ruina que presenta en la actualidad la zona del plan parcial Armanello, y solicita la puesta en marcha de una serie de medidas urgentes para su revitalización urbana.

Así, por una parte insta a que el Ayuntamiento haga uso de sus potestades legales para requerir que los propietarios de solares con basura y escombros (visibles incluso vía satélite por cualquier usuario de internet), procedan a su inmediata limpieza y adecentamiento.

En el mismo sentido, la formación magenta pide al Ayuntamiento que declare en situación legal de ruina, aquellos inmuebles que no cumplan con las condiciones mínimas de salubridad, seguridad y ornato públicas; y que seguidamente, ordene su demolición a sus propietarios o subsidiariamente las realice el propio consistorio a costa de sus titulares, tal y como posibilita la legislación.

Para el caso de que se produjeran desalojos de personas con escasos recursos económicos, se propone que la Concejalía de Bienestar Social estudie cada caso de forma personalizada en aras a atender mejor las necesidades de cada familia; y se den alternativas tales como las ayudas al alquiler, la habilitación de viviendas de propiedad municipal para alquileres sociales u otras de análoga naturaleza.

UPyD señala que el área del plan parcial Armanello y muy especialmente el Barranco de Derramador se ha convertido en uno de los puntos negros de delincuencia en la ciudad. En palabras de la coordinadora de UPyD Marina Baixa, Mª José Sánchez «el deplorable estado de abandono y falta de iluminación en el que se encuentra la zona, ayuda bien poco a garantizar la seguridad ciudadana. Por eso, incidimos también en la necesidad de mejorar los niveles de iluminación e intensificar la presencia de la policía local en la zona».

Finalmente, UPyD ha trasladado al consistorio benidormense su preocupación por la gran cantidad de animales domésticos que campan a sus anchas por toda el área con el riesgo que eso entraña para la seguridad vial y la salud pública. En consecuencia, reclama en el mismo escrito al primer edil que se asegure el correcto vallado de la zona y se controle tanto desde el punto de vista administrativo como sanitario, la importante cantidad de animales existentes.