El PP pide que no se devuelva la fianza a la empresa que modificó los opinómetros

El fiasco de los opinómetros en el que el gobierno de Agustín Navarro gastó casi 300.000 euros del segundo Plan E, ha vuelto a la actualidad tras la resolución de la concejal de Hacienda aprobando la devolución de una fianza de 1.353 euros a la empresa que se encargó de instalar y configurar los opinómetros para añadir el pago de liquidaciones. La edil del Grupo Municipal del Partido Popular, Angela Llorca, acaba de dirigir un escrito al alcalde, Agustín Llorca, alertando que algunas terminales no están funcionado de manera correcta y la empresa tendría que subsanar las deficiencias antes de que el Ayuntamiento devuelva la fianza.

Llorca solicita al alcalde copia del contrato firmado con la mercantil y que los técnicos municipales informen del estado de funcionamiento en virtud del contrato y sus garantías, indicando su número, ubicación de los opinómetros a los que se les añadió las nuevas funciones y si el contrato incluye el mantenimiento del sistema y de las máquinas. Angela Llorca subraya en su escrito que “en tanto en cuanto no se compruebe la efectiva subsanación de las deficiencias (…) no se haga efectiva la devolución de la fianza”.

Los 19 «opinómetros» en los que Agustín Navarro gastó unos 300.000 euros justificando que servirían para conocer la opinión de ciudadanos y visitantes sobre la gestión municipal, han supuesto un auténtico fracaso desde el primer momento. Al margen de que esa inversión del Plan E podría haberse empleado en otras carencias más urgentes e importantes, los aparatos han estado fuera de servicio casi desde el primer día. De los tres opinómetros instalados en el propio Ayuntamiento, no ha funcionado ninguno casi nunca y los otros quince, repartidos por diferentes extensiones administrativas del Consistorio y en los centros sociales del municipio, también han estado fuera de servicio. La edil Angel Llorca ha reiterado que “los opinómetros son el testimonio del fracaso de Agustín Navarro y de su gobierno».

El Grupo Municipal del Partido Popular ha venido denunciando de forma reiterada el despilfarro que supuso en su momento la adquisición de unos aparatos que, para más INRI, han estado más tiempo fuera de servicio que en funcionamiento. El pasado mes de junio el Grupo Municipal del PP ya denunció que 13 de los 19 opinómetros, estaban fuera de servicio y que los 6 que estaban funcionando, se estaban utilizando con una finalidad distinta a la que fueron adquiridos: recabar la opinión de los ciudadanos. Los opinómetros que aún estaban de servicio se utilizaban sólo para recaudar tasas e impuestos, “algo que sí es del gusto de Agustín Navarro”, tal y como declaró entonces el concejal del Partido Popular, José Ramón González de Zárate.

El Ayuntamiento de Benidorm adquirió con el segundo Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, 19 dispositivos fijos y móviles del sistema Tic de comunicación, como un instrumento para posibilitar la participación ciudadana “online”. El Grupo Municipal del PP ya denunció entonces el despilfarro que suponía malgastar esos fondos en un proyecto totalmente prescindible que, además, se adjudicó mediante una contratación hecha a medida de empresas que, casualmente, también trabajaron en la campaña electoral del Partido Socialista.

Fuente