Navarro alerta de que las concesionarias que protestan dañan la imagen de Benidorm

A Benidorm no le convienen ni los ruidos ni las protestas. Aunque sea el propio Ayuntamiento el que las haya provocado. Ese fue el recado que lanzó ayer el alcalde, el socialista Agustín Navarro. Aunque siempre en un tono muy cordial, quizás para que no sonara a amenaza, el primer edil exhortó a las numerosas concesionarias que atraviesan problemas financieros por los impagos municipales a que «sean responsables y conscientes de que si realizan cualquier acción que dañe la imagen de la ciudad porque llevan dos meses sin cobrar puede ser que se pasen 20 meses sin hacerlo».

Navarro justificó estas afirmaciones aseverando que el municipio vive del turismo, y por lo tanto de la imagen que proyecta hacia el exterior, y que si ésta se debilita por las protestas de esas empresas «ya no tendremos ni concesionarias, ni ciudad ni nada». Eso sí, el munícipe matizó que reconoce la «legitimidad» de cada mercantil a realizar las actuaciones que estime oportunas, pero insistió en que las mismas «hay que hacerlas con mucho cuidado». Además, aprovechó para enviar un mensaje de tranquilidad a las compañías con impagos: «quien no está cobrando, acabará por cobrar». Y, ¿por qué este arranque de optimismo ? Pues porque, a pesar de que se trata de un alcalde de militancia socialista, Navarro se mostró esperanzado en que el nuevo plan de ajuste para pagar a proveedores del Gobierno de Rajoy permita que «todo se solucione». Para acabar por templar los ánimos, también subrayó que «la ciudad sigue funcionando y es un destino turístico líder».

Eso sí, el primer edil no aclaró a cuales de las numerosas concesionarias que sufren deudas municipales se refería. Y eso que tenía para elegir. De hecho, estos están siendo días duros para este tipo de empresas: por un lado, la concesionaria de parques y jardines, La Generala, ha denunciado ante el juzgado los impagos municipales, tal y como publicó ayer este diario. Por otro, las inmediaciones de la playa de Levante y de la Vía Parque aparecieron ayer plagadas de pancartas en la que los trabajadores de la adjudicataria de socorrismo Rojuser reclamaban que llevan 5 meses sin cobrar y le reprochaban a Navarro sus «mentiras». Y, por fin, la contrata de la basura, FCC, continúa sin cobrar del Ayuntamiento. Y por lo tanto sus trabajadores tampoco. Sí, al alcalde no le faltaban ejemplos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *