La ocupación hotelera de Benidorm cae 1 punto durante la segunda quincena en agosto.

El alojamiento ilegal en viviendas hace caer un punto la ocupación hotelera de Benidorm durante la segunda quincena en agosto.

Aunque la media mensual iguala el dato de 2015, la fuga de turistas a esta economía sumergida neutraliza el fuerte incremento de los británicos.

La ocupación hotelera en Benidorm ha sido del  93,3% en esta segunda quincena de agosto, lo que significa haber registrado 1,1 puntos menos que el pasado año en este mismo periodo.

La media mensual de agosto, prácticamente repite el dato de 2015 con un 93,8%  de ocupación media (durante agosto de 2015 esta ocupación fue del 93,7%)

Aunque el dato es el mejor registrado desde 2007, las previsiones que se manejaban al inicio de la temporada  acercaban más el dato al 96% registrado en 2007, que a esta cifra que está en la línea de lo realizado en los últimos años.

De nuevo la causa de que la ocupación hotelera no haya despegado todo lo que se preveía, lo encontramos en el comportamiento del mercado nacional y del mercado portugués. Los españoles siguen a la baja en el número de pernoctaciones hoteleras y en el mes de agosto ha registrado algo más de 522.000 pero se han dejado más de 10% sobre el dato de agosto 2015, mes en el que superaron las 585.000.

Los portugueses siguen con esta misma tónica y a pesar de que son el segundo mercado internacional en importancia por detrás de británicos, se han dejado también más de 10% de las pernoctaciones en este mes de agosto respecto de 2015.

En la parte positiva de la balanza se sitúan de nuevo los principales mercados europeos, con los británicos y holandeses a la cabeza. Los turistas del Reino Unido siguen inmunes a cualquier efecto ‘brexit’ y suman durante agosto 440.000 pernoctaciones y un crecimiento del 20%. Los holandeses, por su parte, crecen un 8% en este mes.
También es destacable el incremento del mercado francés que supera incluso a los holandeses, y que se está consolidando en todo el área de la Costa Blanca además de Benidorm.

La distribución del mercado en Benidorm por nacionalidades durante agosto ha sido la siguiente:

  1. Españoles     46,4%
  2. Reino Unido    38,9%
  3. Portugal     5,0%
  4. Bélgica    2,6%
  5. Francia    1,7%
  6. Holanda   1,6%
  7. Rusia/PP. Este  1,6%
  8. PP. Nórdicos     0,5%
  9. Irlanda      0,4%
  10. Italia    0,3%
  11. Alemania    0,2%
  12. Suiza    0,1%
  13. Resto     0,7%

Desde HOSBEC se está haciendo un seguimiento muy estrecho de los diferentes datos y fuentes estadísticas para poder identificar cuáles son las causas de estas caídas, sobre todo la del mercado español. Las distintas fuentes consultadas y cruzadas (datos de viajeros en aeropuertos, carreteras, trenes, consumos de agua y electricidad, emisión de basuras) hacen que no dudemos en afirmar que de nuevo estas causas se encuentran en  la fuga de un segmento de clientes más sensibles al precio a la oferta de alojamiento en viviendas, formando parte de un tipo de una economía sumergida que es necesario regular y controlar lo antes posible.

En estos momentos, y a pesar de que las principales plataformas de distribución de estos alojamientos no ofrecen datos, podemos estimar que la oferta de alojamiento en viviendas en una ciudad como Benidorm puede estar duplicando directamente la oferta disponible, por lo que podrían ser más de 40.000 plazas las que podrían estar comercializándose de forma irregular a través de estas plataformas.

«Este crecimiento de una oferta tan desproporcionado en tan poco tiempo, no hay teoría económica que lo sostenga. Se vulneran todas las leyes de la oferta y la demanda y podemos decir que crecemos en hojas pero no en frutos» ha indicado Antonio Mayor, el presidente de HOSBEC. «Esto es realmente crecer para nada, porque los ingresos por turista siguen cayendo en los últimos 15 años y nos seguimos preguntando si es esto lo que queremos, si es éste el turismo de calidad que se busca».

El presidente de HOSBEC ha vuelto a reiterar cómo la pasividad de las administraciones de todos los niveles, empezando por la Unión Europea y terminando por los municipios «coadyuvan a este crecimiento desmesurado que está poniendo en grave riesgo una industria tan importante como la industria hotelera española».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *