El Low Cost Festival reubicará un escenario y restringirá horas de ensayo ante las quejas

El Low Cost Festival de Benidorm sigue sonando y no siempre lo hace por su música. El festival que ha logrado consolidarse como cita indispensable del panorama musical y abrirse un hueco entre el turismo joven en apenas dos ediciones, tiene tantos fans como críticos.
Tras el ruido que desató la polémica en torno a los anticipos que el Ayuntamiento ha pagado a la empresa organizadora del evento sin que esta hubiese presentado aval alguno y en contra de las recomendaciones de los técnicos, el Low Cost quiere cerrar ahora otro de sus capítulos polémicos, la ola de quejas que presentaron los vecinos en la pasada edición, principalmente del barrio de Foietes, por las molestias y los ruidos durante los tres días y las tres noches de conciertos y ensayos sin interrupción. Aunque esta vez parece que sí hay armonía entre las partes.

La dirección del festival ha presentado una «propuesta general de sostenibilización» al Ayuntamiento en la que no sólo le expresa su voluntad de «molestar al vecindario lo menos posible», sino que le adjunta una serie de medidas, basadas en un estudio acústico, para tratar de minimizar al máximo el ruido en la zona.
Entre otras cosas, el Low Cost Festival reubicará uno de sus escenarios, en concreto el de la pista de atletismo, «el más expuesto y el que causaba más daño», según explican en su propuesta. Este escenario cambiará de sentido de manera que estará encarado hacia la montaña y no hacia los edificios. Asimismo, la dirección del festival prevé un nuevo montaje de los subgraves que les permitirá reducir en un 40% el ruido que se genere detrás del escenario, la zona más próxima al área residencial.

Otra de las medidas para subsanar los problemas de ruidos ha sido restringir el horario de los ensayos y pruebas de sonido, que no podrán comenzar antes de las 12.00 horas, según reza la propuesta, para permitir el descanso a los vecinos. También se limitará el número de grupos que podrán realizar pruebas.
Además, como ya se avanzó, el festival ha modificado sus días de celebración y ha pasado de ser jueves, viernes y sábado a celebrarse viernes, sábado y domingo, para evitar molestias en un día entre semana.

La asociación de vecinos Foietes-La Estación ha convocado a los residentes de la zona para explicarles estas propuestas, algunas de las cuales partieron de los propios afectados. El edil de Festivales y Eventos, Conrado Hernández, informó ayer de que estos cambios están aún consensuándose con el vecindario y los organizadores y a la espera de los informes definitivos para aprobar el paquete de medidas. Hernández mostró su total colaboración con los vecinos al tiempo que les pidió «comprensión» ya que «Benidorm es así, es una ciudad festera y cada barrio tiene alguna fiesta» con sus consiguientes molestias pero, añadió, «es bueno para la ciudad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *