Costas tarda 14 meses en autorizar unas obras para que Benidorm no utilice agua potable en los lavapiés

El concejal de Playas, Medio Ambiente y Ciclo Hídrico del Ayuntamiento de Benidorm, Pepe Marcet, ha anunciado que el ayuntamiento va a iniciar de forma inminente la construcción de la canalización de agua marina desde la cala del Mal Pas a la playa de Poniente para que los lavapiés ubicados en la franja de arena comprendida entre el Parque de Elche y la antigua sede de Cruz Roja, dejen de utilizar agua potable.
El edil ha denunciado que la Dirección General de Costas, órgano dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, haya dilatado el proceso “de forma innecesaria”, y se haya tenido que malgastar agua natural “cuando desde el Gobierno estamos tratando de concienciar a todo el mundo que cada gota importa”. “Es verdad que es poca el agua que se utiliza en estos grifos, pero es importante y podría haberse evitado si se actuara con menor desidia”, ha añadido.

Marcet ha esgrimido la petición enviada el 21 de febrero de 2014 a Costas. La contestación tuvo lugar más de un año después, el 4 de marzo de 2015. “En ella condicionaban la autorización a que tramitáramos una declaración ambiental en la Conselleria de Medio Ambiente. En solo cinco días ya habíamos formalizado la petición. Un mes y medio después nos contestan desde la Conselleria que no es necesario este documento”, ha lamentado.

El concejal ha explicado que se trata de una infraestructura pendiente de realizar desde la construcción del nuevo Paseo de Poniente, diseñado por Carlos Ferrater. “Afortunadamente, desde el Ayuntamiento hemos hecho los deberes y lo tenemos todo listo para empezar. Se hicieron los sondeos para encontrar cuál era el mejor lugar desde el que bombear el agua, construimos los pozos y la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento aprobó en junio del año pasado el proyecto para la conducción”, ha señalado.

Marcet ha explicado que se trata de una canalización sencilla que discurre por el Paseo de Colón y que se va a ejecutar por parte de la empresa Hidraqua, concesionaria del agua potable. Su coste asciende a 100.000 euros, y el inicio de los trabajos se ha fijado para la semana próxima.

“En realidad no tenemos la declaración ambiental que reclama Costas, pero desde el Gobierno local nos la vamos a jugar, porque esta situación es vergonzosa y estamos obligados a proteger los recursos hídricos. Las dos administraciones, la Generalitat y Costas, están en manos del Partido Popular, por lo que habría que pedir explicaciones a su portavoz en Benidorm, Antonio Pérez, de las contradicciones en su discurso”, ha argumentado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *