Inicio » Actualidad Benidorm » Benidorm no deshauciará a la empresa que explota el Palau d’Esports

Benidorm no deshauciará a la empresa que explota el Palau d’Esports

El Ayuntamiento de Benidorm no ejecutará este domingo el desahucio de la piscina y el gimnasio del Palau d’Esports L’Illa

La edil de Patrimonio y Contratación, Lourdes Caselles, ha explicado que se ha tomado esta decisión a la vista de los informes elaborados por los servicios jurídicos municipales en relación al recurso contencioso-administrativo contra la resolución del contrato presentado por la empresa el pasado martes –y comunicado ayer al Ayuntamiento-, en el que pide al juez que suspenda el desahucio aprobado por el pleno de forma unánime el pasado 28 de diciembre.

En ese acuerdo se daba a la empresa 8 días para abandonar las instalaciones, un plazo que cumplía mañana sábado, 9 de enero. De ahí, que desde los departamentos de Patrimonio y Deportes “se tuviera todo previsto para entrar el domingo en el Palau”. No obstante, los informes de la Secretaría y los servicios jurídicos consideran prudente “suspender el desahucio hasta que el juez se pronuncie sobre la suspensión que ha pedido la empresa”. Una decisión que “esperemos que esté resuelta la semana que viene, o como mucho dentro de 15 días”.
La edil ha indicado que “los técnicos creen que el juez no va a acceder a la suspensión del desahucio” que ha pedido la empresa, teniendo en cuenta todos los informes municipales y el dictamen del Consell Jurídic Consultiu (CJC) que avala la resolución del contrato “por los incumplimientos” de la concesionaria.

Caselles ha aclarado que, hasta que el juez resuelva sobre la suspensión del desahucio, el Ayuntamiento va a estar muy pendiente de cómo se gestiona el servicio. Para ello, se va a fiscalizar los cobros que realiza la empresa a los usuarios y el desarrollo de las actividades.

Aunque la decisión judicial sobre suspender o no el desahucio será rápida, el juez tardará más tiempo en pronunciarse sobre el fondo de la cuestión: la rescisión del contrato. Una rescisión que el pleno aprobó a la vista de los incumplimientos de la concesionaria detectados, como el impago de las nóminas a los trabajadores, la no realización de obras comprometidas y recogidas en el contrato, el impago del canon, o la falta de mantenimiento de las instalaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *