El alcalde de Benidorm blinda las plazas de los enchufados

El alcalde de Benidorm, el socialista Agustín Navarro, vuelve a desafiar a los tribunales. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Alicante anuló el año pasado el nombramiento de siete cargos creados «a medida» en el Ayuntamiento, que habían sido asignados a militantes del PSOE, sindicalistas de UGT e incluso a familiares del equipo de gobierno.

El regidor socialista ha burlado ahora dicha sentencia y ha vuelto a nombrar por decreto a los mismos funcionarios afines al PSOE, aunque esta vez lo ha hecho como interinos —con el mismo sueldo que tenían asignado hasta ahora—, a la espera de convocar un nuevo concurso para adjudicar las plazas.

Entre los siete empleados públicos favorecidos con esta fórmula se encuentra el coordinador del departamento de diseño e imagen, Alejandro Guijarro, padre de la concejal de Hacienda y Recursos Humanos, Natalia Guijarro. En la misma situación se encuentra también el coordinador de Deportes, un puesto que fue asignado al sindicalista Francisco Cruañes sin contar con la titulación exigida —licenciatura en Educación Física—, según denunciaron ante los tribunales los sindicatos SPPLBF y CSIF.

Cargos del PSOE y UGT

Los otros cinco nombramientos aprobados ahora por decreto por el alcalde Agustín Navarro, pese a que fueron anulados por el juez, son los de la coordinadora de Turismo, Mercedes Llorca; el coordinador de Centros Sociales, José Bernabé Sánchez Tena; el jefe de negociado de contratación, José Asensio; el jefe del departamento de nóminas, Julio Fernández; y el inspector de personal José Julián Mateo.

El sindicato de funcionarios SPPLBF denunció ayer que la fórmula aplicada por Navarro para burlar la decisión de los tribunales vulnera el Real Decreto-Ley 20/2011 de medidas urgentes en materia presupuestaria. El sindicato indicó que los siete nombramientos «están viciados de nulidad y deben ser revocados», porque se han producido sin cumplir los requisitos legales de publicidad, mérito y capacidad.

Ya el año pasado, Agustín Navarro recurrió a la misma fórmula para confirmar en sus puestos, como interinos, a otros dos cargos «a la medida» cuyo nombramiento había sido anulado por los tribunales, ya que fueron elegidos en unas oposiciones convocadas sin publicidad, en las que fueron los únicos admitidos.

Se trata del coordinador de Recursos Humanos —una plaza que fue adjudicada al secretario de UGT en el Consistorio y miembro de la candidatura socialista en 2007, Daniel Caneiro— y el coordinador de Protocolo, Lorenzo Cervera, también militante del PSOE, a quien el Consistorio pagó incluso un curso específico que puntuaba en el examen.

Pago a los proveedores

Por otro lado, el concejal popular José Ramón González de Zárate indicó ayer que el Estado retendrá durante los próximos ejercicios el 50% de la aportación que realiza anualmente al Ayuntamiento de Benidorm —que ronda los 13 millones de euros— hasta liquidar la deuda de 57,7 millones de euros contraída con los proveedores por el Consistorio, dado que el equipo de gobierno no ha sido capaz de aprobar un plan de ajuste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *