A pesar de la mermada promoción turística, Benidorm se llena

A pesar de la crisis, de las malas previsiones meteorológicas o de la mermada promoción turística, Benidorm vuelve a convertirse en Semana Santa en una procesión de turistas. La capital de la Costa Blanca espera recibir a más de 300.000 personas durante estas fiestas de Pascua, la mayoría concentradas en este puente, en que los hoteles de la ciudad tienen vendidas hasta ahora el 90 por ciento de sus plazas, según informaron ayer desde los principales grupos hoteleros de la localidad. Precisamente ayer, Benidorm vivió una de las jornadas más conflictivas de la operación salida y si durante la mañana las carreteras de acceso a la ciudad registraron una marea de vehículos, por la tarde, las calles de la capital turística eran un hervidero de gente.

Sin embargo, las cifras de ocupación hotelera son «un poco peores que las del año pasado», indicaban ayer los empresarios turísticos debido, fundamentalmente, a «los agoreros de los servicios meteorológicos que nos han hecho mucho daño y encima, ni siquiera llueve», lamentaban desde el sector. Esta «mala prensa» ha frenado las reservas de última hora, que cada vez representan una parte más importante de las ventas, por lo que todavía está por ver si se alcanzarán las cifras del pasado 2011, que superaron el 95% de ocupación.
Pero además de los visitantes que se alojan en hoteles, Benidorm ha recibido a cientos de turistas de otras modalidades de alojamiento, como apartamentos o campings y, también con segunda residencia en la localidad. El sector de bares y restaurantes y los comercios del centro veían cómo ayer, tras unos días «flojos» de ventas, «por debajo de lo esperado», se disparaba el trabajo. «Está nublado y la gente no va a la playa, así que consume más, aunque siempre mirando mucho el bolsillo», indicaron. El problema del gasto por turista sigue ahí, pero lo cierto es que turistas hay y no hay más que salir a la calle.

El Ayuntamiento ha reforzado los servicios de limpieza, recogida de basuras, playas y policía para hacer frente a esta llegada masiva de visitantes. El dispositivo especial de seguridad y control del tráfico en Semana Santa contempla la realización de un total de «330 servicios efectivos desde el miércoles santo hasta el lunes de Pascua», según informaron desde el gobierno local, lo que supone un incremento «del 100%» de los servicios policiales. Estos se centrarán en el control de la circulación, con especial hincapié en los desvíos de tráfico para la realización de actos religiosos, así como en reforzar la seguridad nocturna y el control de ruidos, según detallaron desde el Consistorio.
En cuanto a la limpieza, además de un incremento de la plantilla y el empleo de la totalidad de la maquinaria disponible durante estos días, se prestará «una atención especial a las zonas de mayor paso de viandantes, como es el caso de los paseos de Levante y Poniente», así como al «Casco Antiguo», destacó el edil de Limpieza Viaria, Conrado Hernández.

Controles de acceso al centro fuera de servicio

El grupo del PP alertó ayer del «caos de tráfico que se está generando» porque el sistema de control de accesos al centro del casco urbano «sigue sin funcionar» en plena Semana Santa «dando una imagen pésima en unos días de especial concentración de vehículos», en palabras del edil José Ramón González de Zárate. El concejal lamentó que el gobierno local «no haya hecho nada por corregir» esta situación y emplazó al equipo de gobierno a tener previsto además un plan de acción y unos servicios mínimos en caso de que se produzca la huelga anunciada por los trabajadores de la zona azul y de la grúa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *